Congresos de la Universitat Politècnica de València, II Congreso Internacional de Investigación en Artes Visuales. |< real | virtual >| ANIAV2015

Por defecto: 
Terror y representación. El terrorista como antihéroe contemporáneo.
Sabela Rial Zamudio

Última modificación: 02-07-2015

Resumen


Sabemos que la fotografía, como todo sistema de representación, recrea una realidad mediada por la subjetividad de su hacedor. Con actitud similar a la adoptada por el pintor que se enfrenta al lienzo blanco, el fotógrafo recorta el marco en el que encuadra la porción de realidad que le interesa capturar. Igualmente, el ojo del periodista, la mano del redactor o el criterio del editor son los responsables de la construcción de la imagen mediática y del discurso generado a su alrededor, trazado y vehiculado a través de su fundacional marco ideológico.

Si la verdad es generada, que así lo es, como cualquier otro producto de consumo, toda información teletransmitida por los mass media obedecerá a las pautas de marketing y tele-entretenimiento que caracterizan el discurso mediático, con el cual se persigue la inducción de expectativas y la reacción emotiva por parte de la audiencia. En sus relatos, las figuras del héroe y del villano son más que frecuentes, transformando cualquier noticia de actualidad en narraciones de suspense, drama o romance, que permitan fidelizar al público, manteniéndolo atento y expectante, sabiendo que sin expectación no habrá espectáculo.

Las noticias sobre terrorismo o violencia callejera son un buen ejemplo de esto, especialmente teniendo en cuenta que el término terrorismo es tan frecuentemente empleado como ambigua resulta su definición, que ni siquiera se encuentra minuciosamente recogida en el Código Penal. Son las democracias occidentales, las que promulgan las leyes antiterroristas, las que obvian en sus legislaciones la posibilidad del terrorismo de Estado, convirtiéndose en monopolizadoras de la violencia normativa y legal al tiempo que buscan personificar el empleo del terror en el seno del bando enemigo, apoyadas y legitimadas por los medios de comunicación que dirigen la opinión pública y construyen el imaginario colectivo.

http://dx.doi.org/10.4995/ANIAV.2015.1189


Texto completo: PDF