Congresos de la Universitat Politècnica de València, XXXIII Congreso Nacional de Riegos

Por defecto: 
MODELIZACIÓN DE ACUÍFEROS PARA GARANTIZAR LOS RECURSOS EN EXPLOTACIONES CON DESTINO A RIEGO
A. Martínez Arias, J.M. Soto Venegas, P. Beltrán Medina

Última modificación: 26-05-2015

Resumen


1- Introducción y objetivos

Los modelos hidrogeológicos constituyen una herramienta básica de apoyo a las decisiones para la gestión de recursos hídricos y se utilizan para contabilizar las entradas y salidas de recursos hídricos en el espacio y en el tiempo, simulando la disponibilidad futura de recursos y por tanto la garantía en cantidad y calidad de los mismos. En este contexto, un modelo hidrogeológico, bien construido y calibrado, tiene la virtud de poder predecir el futuro de distintos escenarios posibles y por tanto poder actuar con suficiente antelación frente a situaciones críticas o de estrés prolongado. Por ejemplo, ante un periodo de estiaje prolongado (sequía) la posible entrada en explotación de nuevos pozos de bombeo o regeneración de los existentes, cómo afectaría al sistema hidrogeológico, ¿lo agotaría?, ¿en cuánto tiempo?, ¿aguantaría la explotación hasta el siguiente periodo húmedo?, ¿afectaría a la calidad del agua?, etc. Existen muchas cuestiones fundamentales que resuelve la modelización y que hasta ahora, únicamente la Administración, ha estado utilizando como herramienta fundamental para la gestión de la explotación acuíferos.

Lo que se pretende en este artículo es proponer la modelización hidrogeológica como herramienta de gestión amable y cercana, al alcance de cualquier usuario que gestione recursos hídricos subterráneos, vital para la supervivencia de las Comunidades de regantes o Asociaciones de Usuarios que dependan, en su mayor parte, del recurso hídrico subterráneo.

2- Aplicación de la modelización de acuíferos en Comunidades de Regantes

Con dicha herramienta, aplicada a la agricultura, se podrá observar la sostenibilidad del acuífero o acuíferos en el tiempo, esto es la vida útil de la explotación en condiciones favorables. Los elementos a incorporar en situaciones excepcionales (sequías, afecciones de otras explotaciones, contaminaciones, etc…) y por tanto el coste y amortización de los mismos. Efectuar prognosis de evolución de la demanda futura y su viabilidad tanto en garantía de cantidad y calidad de recurso como económica y financiera de la Sociedad que se trate. En resumen, una herramienta que optimice la toma de decisiones con el objetivo de minimizar costes y garantizar la sostenibilidad de la explotación en el futuro.

Una vez que dicha herramienta de gestión quede implantada en la Comunidad de Regantes o de usuarios que se trate, se garantizará durante el tiempo de explotación que se programe, tanto la calidad como la cantidad del recurso subterráneo con el fin de hacer sostenible tanto la explotación como el mantenimiento de la Comunidad de Regantes, optimizando los costes y garantizando el futuro de la explotación. A continuación se presenta un ejemplo de aplicación en un caso real de periodo de estiaje.

3- Ejemplo de aplicación. Modelización hidrogeológica Vega Media del Segura

Esta modelización ha servido como base para planificar toda la estrategia de bombeo en el acuífero de la Vega Media, durante el periodo 2005 – 2009, con objeto de no provocar afecciones significativas al acuífero, ni a las cimentaciones de las edificaciones de la ciudad de Murcia. Así como para proyectar y simular toda la batería estratégica de sondeos para paliar los efectos de la sequía en la Vega Media del Segura en este caso, alumbrándose un total de 40 sondeos en este sector, todos con caudales superiores a 100 l/s. Se han llegado a extraer más de 70 hm3 de la Vega media durante el periodo de sequía considerado, con una depresión máxima de 15 m en determinadas zonas críticas, alternando las zonas de bombeo, con objeto de minimizar afecciones, después de la explotación en el año 2009, se recuperan los niveles iniciales tal y como se simuló en la modelización.

Con la utilización de esta herramienta se ha propiciado de este modo la sostenibilidad del acuífero de la Vega Media del Segura ya que la explotación se acomoda a secuencias de normalidad y excepcionales, lo que favorece a que los posibles efectos que la explotación intensificada durante los períodos de emergencia y sequía, sean regenerados durante los períodos de normalidad.

4- Conclusiones y recomendaciones

Las Directivas europeas, la DMA (incorporada a nuestro ordenamiento jurídico) y la relativa a la proyección de las Aguas Subterráneas contra la contaminación y el deterioro (Directiva 2006/118/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2006) confieren al agua un marcado carácter ambiental y como tal, establece que los objetivos de la gestión, manejo y explotación del agua deben enmarcarse en la sostenibilidad a fin de preservar la cantidad y calidad de los recursos y poder garantizar las demandas.

Esos principios han impregnado cuantas normas, planes y programas se refieren a las aguas en general y a las aguas subterráneas en particular. Hay una tendencia general a considerar como condición de sostenibilidad una tasa de extracciones próxima a los recursos renovables de cada acuífero. Esta regla de gestión no puede ser considerada de manera absoluta, siendo particularmente lesiva en lugares con climas áridos y semiáridos donde los periodos húmedos pueden encontrarse espaciados varios años. Por ello, se hace necesario el desarrollar herramientas que simulen con carácter plurianual las extracciones en las explotaciones, ya que las sequías son de varios años y recuperan su normalidad al final de los periodos de estiaje.

Es necesario disponer de un buen conocimiento de los acuíferos, en especial de los procesos y cuantificación de la recarga y del funcionamiento hidrogeológico, así como la distribución espacial y en profundidad de las extracciones. También se hace necesario contar con herramientas de modelización como la que en este artículo se presentan que simulen los diferentes escenarios de explotación posibles y visualizar las posibles afecciones, a los efectos de planificar la explotación en períodos de emergencia, proyectando con antelación las respuestas ante escenarios previsibles (sequías, efectos del cambio climático, deterioro de la calidad del agua, etc.), minimizando de este modo, tanto las afecciones, como los impactos económicos que repercuten de forma directa en los agricultores en este caso, además de en la sociedad en general.

 

DOI:http://dx.doi.org/10.4995/CNRiegos.2015.1443

 


Texto completo: PDF