Congresos de la Universitat Politècnica de València, XXXIII Congreso Nacional de Riegos

Por defecto: 
DESARROLLO, IMPLEMENTACIÓN Y BENEFICIOS DEL SISTEMA DE ASESORAMIENTO AL REGANTE - SAI EN BRASIL
A.K. Silva do Nascimento, A, J.M. Tarjuelo Martín-Benito, S.C. Ribeiro Vieira Lima, A. Martinez-Romero, J.A. Frizzone

Última modificación: 10-06-2015

Resumen


1) Introducción y Objetivos

Un Servicio de Asesoramiento al regante (SAR) tiene como objetivo principal la optimización del uso del agua en la agricultura, dando respuesta a las demandas tecnológicas de los regantes en aspectos tales como la estimación de las necesidades de agua de los cultivos, la programación de riego, evaluar y analizar el funcionamiento de los sistemas de riego o planificar la formación de los regantes, tomando decisiones integradas con el agricultor.

Las primeras experiencias con servicios de asesoramiento al regante fueron realizadas en Estados Unidos, donde el CIMIS (California Irrigation Management Information System) puede tomarse como un referente que expone el potencial de los SAIs. Aproximadamente 98% de la superficie regada en España se localiza en las Comunidades Autónomas que cuentan con SARs (3.526.197 ha). España, cuenta con la red del Servicio de Información Agroclimática para el Regadío (SIAR), que gestiona aproximadamente 500 estaciones agroclimáticas completas utilizadas por 9 SARs del país. De entre ellos, el de Castilla-La Mancha, en funcionamiento desde el año 1999, ha colaborado directamente con más de 2000 agricultores, asesorando anualmente alrededor de 120000 ha de regadío.

El objetivo de este trabajo es evaluar la implantación y los beneficios del Sistema de Asesoramiento al Regante (SAR) en Brasil, creado para planificar la programación de riego en parcela de cada uno de los usuarios, basado en el uso de la Web S@I como herramienta fundamental para la gestión del riego.

2) Descripción del tema y del proceso de ejecución del trabajo

El SAI dispone de un laboratorio de observación y de experimentación que abarca la zona piloto denominada “Distrito de Riego Bajo Acaraú (DIBAU)” en el estado de Ceará, Brasil. La Comunidad de Regantes (CCRR) del DIBAU engloba 8.335 hectáreas, divididas en 522 parcelas ocupadas principalmente por árboles frutales (coco, plátano, papaya y guayaba) con algunos cultivos herbáceos (maíz, alubias o mandioca). La estructura de los suelos es en su mayor parte arenosa o franco-arenosa y el agua para riego se bombea desde el río Acaraú y se distribuye mediante canales por gravedad hasta las parcelas. El sistema de riego predominante es el localizado (goteo y micro aspersión).

Sólo el 4,8% del área estudio contaba con una estrategia de  gestión y manejo del riego definida previo a la implantación del SAI por lo que una de los primeros trabajos del SAI fue analizar el funcionamiento de los sistemas de riego, realizando las primeras evaluaciones en el año 2011.

Paralelamente se comenzó a asesorar a los agricultores sobre las necesidades de agua de los cultivos para lo que se desarrolló un software de gestión de riego (S@I). La base de datos se alimenta con: a) la información obtenida de una estación meteorológica automatizada del Instituto Nacional de Meteorología (INMET) que está instalada en el Distrito de Riego Bajo Acaraú (DIBAU) y registra los datos necesarios para para calcular la Evapotranspiración de referencia (ETo) diaria utilizando el método de Penman-Monteith; b) los valores de los coeficientes de cultivo (Kc), obtenidos de investigaciones y estudios locales en la región noreste, y en ausencia de ellos, se utilizan los datos de FAO; y c) las entrevistas a los regantes para conocer los datos de suelo, cultivo, caudal de emisores, etc. antes comentados.

Después de conocer las características, se seleccionaron los agricultores que aceptaron participar del proyecto, fijándose 44 parcelas para evaluaciones de Uniformidad de Emisión de Agua (UE).

Como resultado, el 27% de los sectores evaluados fueron clasificados como excelente, el 29% como bueno, el 24% como medio y el 20% se clasificaron como malo. Los técnicos de SAI propusieron medidas correctoras en las parcelas  con problemas, pero sólo 3 agricultores siguieron las recomendaciones. Estos lotes fueron evaluados de nuevo, consiguiendo notables aumentos en la UE de: 9 %; a 81%, de 52% a 65% y 57% a 84%y 83,57% en el segundo evaluación.

En esta experiencia piloto, también se estudió la repercusión en los regantes de los datos de programación de riego facilitados a los mismos por el Sistema S@I. Los cuestionarios recogen que sólo el 65,2% afirma que ha recibido la información, y que de ellos, el 93,3% comprende los datos recibidos. En 2013 se repitió la experiencia, y el número de regantes que llegó a comprender la información, se incrementó en alrededor de 3,9%. Aunque el proyecto SAI cuenta con la aceptación general, cabe destacar que sólo el 35,8% de todos los usuarios potenciales utiliza la información para planificar sus riegos. Un 25,6% de los regantes indican que aplicando los riegos facilitados por el SAI han observado mejoras visuales en el estado de planta, que en muchos casos han repercutido en un aumento de la producción.

Los indicadores económicos, constatan una mejoría cuando se utiliza la información del sistema S@I vs. al riego tradicional. Así la productividad del agua (WP) estimada en la zona pasó de 2,21€.m3 a 3,74€.m3 en la campaña 2012-2013, y de 3,87€.m3 a 4,49€.m3 en la campaña 2013-2014.

3) Conclusiones

El sistema S@I genera una información útil, y debe ser utilizado como una herramienta de gestión para mejorar la eficiencia en el uso del agua.

La mejora de la aceptación del servicio por los agricultores facilitará el seguimiento y aplicación de las recomendaciones.

Con la evaluación de la productividad del agua (WP), el sistema S@I muestra que es eficiente a nivel general y demostró el posible beneficio que este sistema puede proporcionar la gestión del agua en el Distrito DIBAU.

DOI:http://dx.doi.org/10.4995/CNRiegos.2015.1446

 


Texto completo: PDF