Congresos de la Universitat Politècnica de València, XXXIII Congreso Nacional de Riegos

Por defecto: 
IMPLICACIONES AMBIENTALES Y AGRONÓMICAS DE LA SALINIDAD DE LAS AGUAS SUPERFICIALES Y FREÁTICAS DE LA ZONA ARROCERA DE LA ALBUFERA DE VALENCIA
H. Moreno-Ramón, Sara Ibáñez-Asensio, J.M. Gisbert Blanquer

Última modificación: 27-05-2015

Resumen


1- Introducción. Objetivo del Trabajo

La Albufera de Valencia es un humedal de carácter dual que combina las facetas ambiental y agrícola en un mismo espacio de elevado interés económico, paisajístico y cultural. El paraje, declarado Parque Natural en 1986, es a su vez una de las mayores zonas arroceras de España y se estructura en un lago de agua dulce, una restinga que lo separa del mar y 15.500 ha de marjal circundando al lago. En este entorno el arroz (Oryza sativa) obtiene el flujo continuo de agua necesario para su desarrollo, sin que su manejo altere el carácter hidromorfo de los campos puesto que durante la mayoría del año los suelos se mantienen cubiertos de agua., bien sea por el ciclo del arroz, o bien por la inundación hibernal.

El agua es el recurso más importante del sistema, y de su calidad depende tanto el estado general del parque como la producción arrocera. Su escasez y mala calidad actual y la falta de un estudio integral de los recursos agua y suelo han dado lugar al presente trabajo de investigación, el cual pretende establecer las implicaciones de la variación espacio-temporal de la salinidad de las aguas superficiales (acequias y parcelas de arrozal) y subterráneas (sondeos) sobre la salinización del suelo, así como definir las pautas para su mejora.

2- Metodología

Para la realización del estudio se instalaron 133 piezómetros distribuidos en 17 transectos radiales al lago y 54 puntos de muestreo en acequias, abarcando un área de 6.500 ha (Figura 1). Durante 5 años se tomaron muestras mensuales del agua freática (sondeos) y superficial (sondeos y acequias), determinándose su conductividad eléctrica (CE) y pH. En las muestras más significativas se analizó el contenido de calcio, magnesio, sodio, potasio, carbonatos, bicarbonatos, cloruro y sulfatos. Para poder correlacionar la salinidad de las aguas con la salinidad del suelo se muestrearon los suelos de los 133 sondeos hasta una profundidad de 80 cm, analizándose un total de 503 muestras. Los resultados fueron tratados estadísticamente mediante pruebas no paramétricas con el objetivo de definir la influencia de las diferentes fuentes de riego (ríos, depuradoras, etc.) y observar la evolución espacio temporal de la calidad de las aguas. Todo ello se plasmó espacialmente mediante SIG(Figuras 2 y 3).

Figura 1: Red de control y muestreo*

Figura 2: Mapas de la salinidad en acequias, lámina libre y freática (Julio 2012)*

Figura 3: Mapas de la salinidad en suelos: 0-20, 20-40 y 40-60 cm de profundidad.*

3- Conclusiones

La calidad de las aguas en acequias y lámina libre es aceptable para el cultivo (valores de CE media-alta) mientras que la capa freática es el principal agente causante de la salinización del suelo, constatándose la existencia de intrusión marina. Las aguas en general presentan facies cloruro sódicas con un contenido bajo en sodio, y mayores valores de salinidad durante el ciclo de cultivo, en las proximidades al lago y en los puntos de menor cota. En cuanto a los suelos, las mayores CE se registraron en la zona norte y en los humedales artificiales recientemente construidos. Estas zonas deben ser estudiadas para evitar una posible salinización del suelo y el agua de origen  antrópica y continuado.

*Para ver figuras consultar resumen completo

DOI:http://dx.doi.org/10.4995/CNRiegos.2015.1507

 


Texto completo: PDF