Congresos de la Universitat Politècnica de València, HAC2018 - V Congreso Iberoamericano de Hormigón Autocompactable y Hormigones Especiales

Por defecto: 
Repetitividad de la capacidad autorreparante de hormigones reforzados con fibras con aditivo cristalino
ESTEFANIA CUENCA ASENSIO, ANTONIO TEJEDOR LINARES, LIBERATO FERRARA

Última modificación: 20-02-2018

Resumen


El presente artículo analiza la repetitividad de la capacidad autorreparante del hormigón reforzado con fibras. Para llevar a cabo dicha investigación se han fabricado dos tipos de hormigón cuya única diferencia ha sido la presencia o no de aditivo cristalino, esto ha permitido analizar tanto la autorreparación ingenierizada (con aditivo) como la autógena (sin aditivo). Se ha analizado la respuesta a tracción en probetas cuadradas de 150x150x50mm mediante un ensayo a tracción indirecta denominado “Double Edge Wedge Splitting (DEWS)” test. La configuración del ensayo y las entallas de las probetas permiten prefijar el plano de rotura, este hecho ha consentido tener en cuenta la orientación de las fibras. Así pues, la orientación se considera favorable cuando las fibras se orientan perpendicularmente a la fisura y desfavorable cuando se orientan paralelamente a la misma. La repetitividad ha sido analizada alternando ciclos de fisuración y exposición en distintos ambientes. Para su autorreparación, las probetas han sido expuestas a las siguientes condiciones: inmersión en agua, ambiente externo y ciclos (alternando las dos condiciones anteriores). Inicialmente, las probetas fueron prefisuradas hasta una abertura de 0.25mm, posteriormente se sometieron a las distintas condiciones de exposición durante 1, 3 y 6 meses. Una vez finalizado cada uno de estos periodos, las probetas fueron nuevamente fisuradas una abertura adicional de 0.25mm, para posteriormente volver a ser sometidas a las distintas condiciones de exposición durante 1 o dos meses. Dicho procedimiento, consistente en ciclos fisuración-exposición, se ha repetido sucesivamente hasta llegar a una duración total de 1 año. Para el análisis de resultados se ha analizado tanto la recuperación mecánica de las probetas tras los diversos ciclos, como el cierre de la fisura mediante métodos fotogramétricos. Se ha observado que la condición de inmersión en agua resulta la más favorable, siendo ésta la condición donde se obtienen los mayores cierres de fisura para un mismo periodo de exposición. Además, se observa que la presencia del aditivo cristalino puede favorecer la autorrecuperación a largo plazo.

DOI: http://dx.doi.org/10.4995/HAC2018.2018.5176


Texto completo: PDF