Congresos de la Universitat Politècnica de València, HAC2018 - V Congreso Iberoamericano de Hormigón Autocompactable y Hormigones Especiales

Por defecto: 
Capacidad de autosanación de mortero con aditivos cristalinos mediante absorción capilar
Marta Roig-Flores, Chrysoula Litina, Abir Al-Tabbaa, Pedro Serna

Última modificación: 20-02-2018

Resumen


En las estructuras de hormigón armado, las fisuras son un punto de entrada potencial para los agentes agresivos, que pueden activar o acelerar distintos procesos de degradación. Generalmente, las fisuras menores a 0.4 mm no se suelen considerar relevantes desde un punto de vista estructural, no obstante, su aparición produce pérdidas de propiedades por aumentos de permeabilidad, absorción, y difusión de cloruros. Los aditivos cristalinos están clasificados por el Comité 212 del ACI como un tipo de aditivo reductor de la permeabilidad con propiedades hidrofílicas, formado por agentes químicos activos contenidos en cemento y arena, que, además, están considerados agentes promotores de la autosanación en hormigón.

El objetivo de este trabajo es analizar la mejora de durabilidad producida al utilizar aditivos cristalinos en mortero en términos de absorción. Las probetas se prefisuran a la edad de 2 y 7 días mediante flexión a tres puntos, para conseguir fisuras entre 0.2 y 0.3 mm. Estas probetas están reforzadas con un alambre de acero para controlar la fisura durante los procesos de fisuración y sanado. Una vez fisuradas, se almacenan en diferentes condiciones de sanado durante 28 días, para comparar 3 condiciones: inmersión en agua, cámara húmeda y ciclos de inmersión/cámara húmeda. La capacidad de autosanación se evalúa mediante la absorción capilar exclusivamente en la zona de la fisura, aislando el resto de la probeta. Además, se utiliza como método secundario la evolución del cierre visual de las fisuras utilizando microscopio óptico, para obtener una estimación del tiempo necesario para que tengan lugar las reacciones. Además, se analiza el efecto producido por estos aditivos en la hidratación del mortero, mediante calorimetría.

Los resultados muestran las diferencias en el comportamiento de sanación para cada grupo, dependiendo de su composición y condición de sanado, indicando la necesidad de contacto directo con agua para las reacciones. La evolución del cierre de fisura indica que la mayor parte de la reacción se produce durante las dos primeras semanas de sanado.

DOI: http://dx.doi.org/10.4995/HAC2018.2018.5831


Texto completo: PDF