Congresos de la Universitat Politècnica de València, Ilustrafic 2015

Por defecto: 
El valor del proceso como metodología proyectual.
Dionisio Sánchez Rubio

Última modificación: 14-10-2015

Resumen


Las metodologías proyectuales surgidas durante la consolidación del diseño como disciplina ya no son validas en el contexto actual, ahora vivimos en una sociedad mucho más compleja que requiere de nuevas métodos proyectuales para resolver problemas de diseño. En la última década han aparecido metodologías de trabajo basados en el proceso, un claro ejemplo lo encontramos en los proyectos Agile y Scrum que, tal y como señala Rosa Llop, pueden ser adaptados al ámbito del diseño. Desde esta perspectiva podemos entender el proceso de diseño como un “Work in progress” constante, ya que las diferentes partes de un proyecto pueden iniciarse al mismo tiempo y verificarse a través de sus diferentes estadios sin tener que esperar a que las fases previas concluyan. En ese sentido, el proceso proyectual funciona como una estructura cíclica que se comprueba constantemente. Incluso cuando el proyecto ha finalizado puede ser revisado en función de los resultados obtenidos, analizando los posibles errores cometidos y viendo de que manera se podría haber mejorado.

Otras metodologías basadas en el proceso (donde la especulación y la prospectiva adquieren una mayor relevancia), están siendo fomentadas desde instituciones académicas como el Sandberg Instituut o el Art Center's interdisciplinary MFA (Media design Practices). Hoy en día es muy difícil plantear soluciones de diseño a problemas concretos, ya que estos surgen de situaciones inciertas, tan inciertas y maleables como la sociedad en la que vivimos. Por lo tanto, nuestra mirada como diseñadores debe practicarse desde la lente del investigador que se acerca a la sociedad para obtener datos que le permitan entender mejor el contexto. En ese sentido, las metodologías proyectuales más extendidas no sirven como método proyectual. Ahora las técnicas propias de la etnografía y la sociología se hibridan con los métodos del diseño para generar nuevas oportunidades que permitan dar soluciones a problemas por definir. El diseñador se establece en un trabajo continuo que se retroalimenta en función de los datos que recoge y a medida en que formula nuevas hipótesis que le permiten entender mejor el problema a resolver.

http://dx.doi.org/10.4995/ILUSTRAFIC/ILUSTRAFIC2015/342


Palabras clave


Work in progress; Procesos metodológicos; Teoría del diseño

Texto completo: PDF