Congresos de la Universitat Politècnica de València, Ilustrafic 2015

Por defecto: 
Enchufados pero desconectados: Problemas en los equipos de producción de los materiales didácticos ilustrados.
Victoria Paz Vidal González

Última modificación: 14-10-2015

Resumen


En estos tiempos se busca modernizar los modelos educativos retrógrados, actualizar las aulas a la sociedad del conocimiento, en la cual es básico el uso de las nuevas tecnologías y la comunicación visual. Pero estas transformaciones no son fáciles, especialmente si cometemos el error de centrarnos exclusivamente en invertir en nuevos aparatos y dejamos de lado cambiar nuestros modos de hacer. Esto nos lleva a que técnicas novedosas sean usadas de modos tradicionales y los resultados no sean los que esperábamos de estas nuevas tecnologías con tanta potencialidad.

En el caso de los materiales didácticos usados en el aula, sabemos que hoy se intenta potenciar más que nunca el aspecto visual, presentando información en diversos formatos como imágenes interactivas, animaciones, videojuegos, etc.; y nuevos soportes como tabletas digitales o móviles. Esto también ha supuesto un cambio en el proceso de producción de los materiales, pues han debido integrar en los equipos a programadores informáticos, diseñadores de interacción, o los mismos ilustradores han tenido que pasar a incorporar en su trabajo técnicas digitales. El punto que queremos plantear en este artículo, es que así como la transformación no ha sido la más adecuada en la inserción de las TIC en el aula, tampoco lo ha sido en los procesos de producción, de modo que muchas veces los equipos profesionales que desarrollan estos productos se rigen bajo los modos de hacer de siempre, a pesar de estar trabajando en materiales digitales que supuestamente apuntan a enseñanzas actualizadas y que por sus nuevas características exigen otras formas de trabajar. Lo que se requieren son nuevas relaciones entre ellos, un trabajo más integrado que permita sacarle todo el partido a las nuevas tecnologías, que haga realidad la interdisciplinariedad que tanto valoramos teóricamente en la construcción de conocimiento o en los procesos productivos.

Para ello, además de basarnos en la literatura actual sobre este tema, analizaremos un pequeño estudio de campo. Hicimos un cuestionario dirigido a una serie de profesionales que trabajan en la producción de materiales didácticos (editores, expertos pedagogos, diseñadores o ilustradores) y les consultamos su opinión sobre estos recursos, los procesos de producción, el uso de las nuevas tecnologías, etc.; aunque nos enfocamos especialmente en el aspecto visual del material, las ilustraciones. Con esta reducida muestra, aunque no podemos sacar conclusiones generales del tema, sí podemos rescatar testimonios reales de quienes trabajan en este campo y sobre las problemáticas cotidianas que viven en el desarrollo de su trabajo. Nos parece un interesante aporte para abrir la discusión en torno a la necesidad de modernizar los entornos productivos. Pues estar actualizados no es sólo tener ordenadores enchufados en el estudio, sino que un rasgo mucho más contundente es cuánto logramos conectarnos entre distintos profesionales para sacar adelante un producto complejo como son los materiales didácticos actuales que poseen dimensiones muy relevantes que se deben considerar, desde lo visual, su efectividad didáctica, su veracidad en cuanto a la información entregada, su interactividad, usabilidad, etc.

http://dx.doi.org/10.4995/ILUSTRAFIC/ILUSTRAFIC2015/587


Palabras clave


Nuevas tecnologías; TIC; Materiales didácticos; Procesos de producción; Ilustración didáctica

Texto completo: PDF